lunes, 21 de noviembre de 2011

"En los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento", Albert Einstein

Política: Autor del Blogger/Tomás E. Montás

 Encuesta Gallup-Hoy

Maquillaje no advierte
Danilo solo sube 2.2 %

Con la entrega de la última encuesta Gallup los ciudadanos dominicanos han sido llevados al terreno de lo que en política se ha dado en llamar “la guerra de las encuestas” en una campaña electoral, en cuyo proceso estamos involucradas muy a destiempo.
En la guerra de las encuestas lo que realmente se persigue es el dominio de la percepción del que vota y del que no vota, en suma entender que con la simpatía de la gente la conducción al voto es efectiva dependiendo de quien aparezca arriba en la preferencia de los votantes, una parte de los cuales ejerce el voto por el que la percepción indica que “va a ganar”.
A veces, por ese afán de querer aparecer arriba o creciendo y el adversario sin crecimiento, es el morbo en que se cae con las encuestas de tal forma que se llega a contaminarlas y no valen simpatías, creencias ni prestigio en las encuestadoras. Ahí que una se mencione más que otra o que sea más creíble, aunque tenga renombre y prestigio internacional. La cuestión está, entonces, en cuál creer.

La última encuesta Gallup-Hoy

Muchos han olvidado que la primera encuesta de esta serie de Gallup-Hoy inició con una presentación el día 10 de Mayo del 2011, con los siguientes resultados: Hipólito Mejía: 48.7% - Danilo Medina: 40.4%.
Ese fue el inicio de la carrera o “guerra de encuestas”, dando Gallup-Hoy su nueva entrega el 22 de Agosto, y esta  segunda encuesta arrojo los datos siguientes: Hipólito Mejía: 47.9% - Danilo Medina: 33.4%.
En ese momento, los liderazgos de los candidatos se daban a la tarea de enjuciar la entrega, una segunda que marcaba nuevamente puntero al candidato  presidencial del opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD) Hipólito Mejía,  en tanto el candidato del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Danilo Medina, se alegaba que no había subido en la encuesta porque no era el candidato proclamado todavía y que se entendía que no tenía el apoyo irrestricto del presidente Leonel Fernández y que, además, no había salido a hacer campaña electoral, por cuanto no había sido proclamado debidamente con la presencia del presidente del partido.

 El descenso de Danilo

La reducción de Danilo fue de siete (7) puntos porcentuales, en cuanto que  Hipólito bajó menos de un (1) punto porcentual que, con el margen de error, indicaba que se mantenía igual que la anterior.
Ahora resulta que Hipólito, para la misma encuesta, se mantiene “estático, inmovible” y que Danilo sube, de agosto a la fecha de tercera entrega, 9.2 puntos porcentuales. Eso es lo que aparenta, pero solo para quien no entienda de encuestas y de la relación socio-política de estas. Nadie se mantiene tan “estático” que no se mueva ni un chín, eso es imposible.
El problema radica en que Gallup-Hoy ha entrado en la “guerra de las encuestas”, por tanto no podía comprometerse bajar más a Hipólito Mejía, pero tampoco le permitían subirlo.
Como que se había especulado que  ya habían hecho una encuesta, a principios de noviembre, precisamente después de las 50 marchas caravanas perredeístas y el resultado que arrojaba esa encuesta, en los datos de Gallup, hacían imposible su publicación para los detentadores del poder; por eso se aduce en la oposición que el gerente de la encuestadora fue llamado a capítulo. Incluso, se especuló en los corrillos políticos de que una cena, ofrecida por el presidente Fernández en el Palacio Nacional, al dueño del medio en donde se vienen publicando las encuestas habría sido ”exhortado” a no publicarla si los datos eran muy adversos.
Los números, según quienes supuestamente la conocían eran claros: Hipólito 53%, Danilo 39%, y que eso no podía salir a la luz, porque ello presumía un descalabro, un resultado desastroso para las ambiciones del partido de gobierno y su candidato presidencial.
Entonces, según como se especuló, se  decidió volver a encuestar, permitiéndose que fuera asimilada entre las preguntas a la  población general, según la muestra, la escogencia de la Primera Dama, Margarita de Fernández,  como candidata a vice de Danilo. Incluyendo, además preguntas específicas  concernientes a esta selección.
La decisión se tomó y se volvió a encuestar pero, nueva vez, los números no daban en favor de un incremento de Danilo  y, entonces, como mensaje subliminal y golpe de efecto se dejó a Hipólito totalmente “estático”, mientras se permitió crecer a Danilo, lo cual justificaba que, presumiblemente, la esposa de Leonel le había sumado. A Hipólito lo dejaron igual, pero la encuestadora se  protegió con el margen de error.
Como se puede apreciar, Danilo solo ha subido un 2.2%, en la realidad.
Como ha sido el comportamiento de Gallup con relación al PRD, cuando se analiza el arrastre de la serie de encuestas, hay un número mágico a su favor en el resultado electoral que difiere siempre del dato dado en las encuestas.
Danilo había retrocedido en la muestra a principios de Agosto por la falta de apoyo tácito de Leonel Fernández, cuyos seguidores internamente en su partido no se sentían comprometido con el candidato; apoyo que recibió, precisamente, en el mismo mes de agosto y que luego lo confirmó el 2 de noviembre con su esposa, en marzo, que es cuando registra 40.4, lo que demuestra que solo ha vuelto a su nivel de popularidad, por cuanto es deducible que  no ha subido 9.2 como pudieran alegar algunos desconocedores de estos métodos de investigación, quedándose solamente 2.2 desde su techo anterior.
Ahora bien, para no desprestigiar más la encuesta a Hipólito Mejía lo dejaron “estático”, en todo caso, Pero Danilo se ve crecer en la encuesta, y era previsible, en torno al favor de los peledeistas disgustados que han vuelto a su redil, pero no suma los de afuera que están con Hipólito, pues este, según los números de la encuesta, no reduce su caudal de votos.

Sobre la calidad del voto

¿Que dice la Gallup-Hoy sobre la calidad del voto hacia Hipólito Mejía? Que es un voto duro, que no retrocede, sin importar la andanada publicitaria del partido de gobierno y su candidato, y la campaña negativa contra el candidato del PRD.
Junto a todo esto, hay que decir que la Gallup, por tradición, ha medido con 5 o 6 puntos porcentuales de menos al PRD y eso es fácilmente comprobable. Y si además de eso, se toma en cuenta a los que no van a votar, según la encuesta, Hipólito gana en primera vuelta aún en esta encuesta, a todas luces maquillada, por tanto contaminada por un interés particular del gobierno al incluirse en la boleta con Danilo a la esposa del presidente.
Tomando, inclusive, los propios números de Gallup-Hoy, el escenario sería solo de Primera Vuelta, aunque se aprecia que Gallup desea esconderlo. De acuerdo con Gallup 1.7% no marcó a nadie en la preferencia y esto implica que la encuesta no puede basarse en el 100% sino en un 98.3% y eso aumentó el caudal de votos que asigna la encuesta a Hipólito Mejía a 48.7%, precisamente, el mismo número que sacó en la primera entrega del 10 de Mayo. Pero como no quieren presentar a Hipólito subiendo, prefirieron maquillar el dato dejando un 1.7% que no marcó, por tanto no indecisos, sino abstencionistas.
En el escenario de Segunda Vuelta Gallup-Hoy indica que un 48.8% votaría por Hipólito Mejía, y un 47.4% por Danilo Medina, pero el problema es que en Segunda Vuelta solo existen dos candidatos y los indecisos no cuentan, solo el voto efectivo y estas cantidades solo suman 96.2 y eso no es el 100%.
Una vez más Gallup intenta maquillar el escenario de más de 50% para Hipólito Mejía que, según como se aprecia, es este el escenario real de Segunda Vuelta que Gallup presenta del voto directo: Hipólito Mejía 50.7%, Danilo Medina 49.3%.
Es lamentable, por la Gallup, pero ahora tendrán que explicar cómo es posible que en dos encuestas un candidato saque exactamente la misma puntuación con tres meses de diferencia, ni sube ni baja.
Eso es no solamente ilógico, sino, antiestadístico...
¿Cuáles fenómenos pudieron inducir a presentar esos números. Qué hizo Danilo para presentarse subiendo. Y que no hizo Hipólito para aparecer “estático”, no obstante las 50 marchas multitudinarias aquí y en el extranjero, además de las sonadas adhesiones que recibe?
Deja ver que el maquillaje fue inducido, porque si cosas han pasado para que la preferencia se incline a favor del candidato opositor, es como que la popularidad de Leonel ha descendido, que no se aprobó el 4%  para la educación, que se le negó a la UASD el 10%, que los Ayuntamientos no tendrán el 10%,  que los núcleos sociales directrices están pasando a manos del apoyo del PRD, que el candidato opositor está en la calle juramentando movimientos y líderes de otros partidos, que la delincuencia sigue tan campante, que el gobierno se retrasa en el pago de sueldo a empleados públicos, que sectores agropecuarios claman por el cumplimiento de pagos del gobierno, que por primera vez se roban un avión en el país –lo que nunca se hizo- que en los hospitales los pobres no tienen cabida, que los precios de los combustibles y de los artículos de primera necesidad hacen a los ciudadanos pegar el grito al cielo y la amenaza de subir la tarifa eléctrica tiene a todos en vilo, más la forma en como se aprobó el presupuesto para el año próximo.
Eso, y otras tantas cosas más, no pueden hacer crecer en preferencia a un candidato del gobierno que, por demás, recibe toda una logística irritante con recursos del Estado.
La franja gobernante ha aprendido que para que la gente no llegue a entender los propósitos de las encuestas, no debe aprobarse el otorgamiento del 4 por ciento para la educación, como lo establece la ley, y que es preferible que la gran masa votante de dominicanos se quede bruta, para manipularla, como lo hacen a través de encuestas amañadas. (Un análisis del encuestador Benito Enrique Montás Domínguez).

http://hipicosas.blogspot.com/

Buscar este blog

PELANDO EL PLATANO

Páginas vistas en total

CLAVE digital :: Principales