martes, 25 de enero de 2011

Empoderarse un pueblo es apoderarse de sus derechos y obligar a que se les respeten...

Política: Autor del Blogger/Tomás E. Montás



Obama reconoce
EU "no se mueve"



(En el discurso sobre el Estado de la Nación Norteamericana, Obama hace llamado a la cooperación bipartidista y al tocar el tema reconoce que la falta de unión impide que los Estados Unidos se muevan en su actual nivel de crisis económica, como lo recoge el periodista José A. Delgado jdelgado@elnuevodia.com del periódico El Nuevo Día de Puerto Rico).

WASHINGTON.– En su mensaje en que advierte que sin acuerdos bipartidistas “no nos movemos”, el presidente Barack Obama propuso anoche extender a cinco años la congelación de los gastos discrecionales del presupuesto federal no vinculados a los asuntos de seguridad.
En 2010, Obama había propuesto evitar el crecimiento de las asignaciones discrecionales – las que no dependen de una fórmula por ley – durante un plazo de tres años.
Esta noche, en su mensaje sobre la situación de Estados Unidos, Obama sugiere congelarlas por dos años más, con la esperanza de ahorrar $400,000 millones en gastos de cara a 2021.
La reducción de gastos incluiría unos $78,000 millones en el presupuesto militar.
Pero, la congelación de fondos excluirá las asignaciones relacionadas con seguridad nacional o “derechos adquiridos”, como Medicare, Medicaid y el Seguro Social.
Al indicar, sin embargo, que deben revisarse algunas de las recomendaciones de una comisión independiente que no pudo obligar al Congreso a poner en marcha cambios dirigidos a reducir el déficit fiscal, Obama abrió la puerta a revisar cómo suavizar los costos de los programas Medicare y Medicaid.
Horas antes, la Cámara baja, ahora controlada por los republicanos, aprobó (256-165) una resolución no vinculante que aspira a mucho más que el plan divulgado por Obama, pues expresa su intención de reducir el presupuesto federal hasta en un 20%, al nivel de 2008.
Ante la batalla que se aproxima con un Congreso que por primera vez en su presidencia está dividido, Obama exhortó a los legisladores a tomar nota de que en las elecciones de noviembre pasado los estadounidenses decidieron tener en los próximos dos años “un gobierno compartido”.
“Nuevas leyes sólo serán aprobadas con el apoyo de demócratas y republicanos. Nos movemos juntos, o no nos movemos”, indicó Obama.
En torno a las Fuerzas Armadas, Obama reafirma su intención de comenzar en julio la retirada estadounidense de Afganistán y exhortó a las universidades a dejar atrás las limitaciones de acceso a los reclutadores militares y el ROTC.
“A partir de este año, a ningún estadounidense se le prohibirá servir al país que ama debido a la persona con la cual comparte su amor”, dijo Obama, en referencia a la ley que permite al Pentágono eliminar la política pública de “no preguntes, no digas” hacia los homosexuales y lesbianas.
La sesión conjunta del Congreso estuvo marcada por la masacre de Tucson, ocurrida el pasado 8 de enero y en la que murieron seis personas y 13 resultaron heridos, incluida la congresista demócrata Gabrielle Giffords (Arizona), que se recupera de un disparo que le atravesó el cráneo.
Entre los invitados especiales de la Casa Blanca estuvo el becario de origen mexicano Daniel Hernández, quien ayudó a salvar a su jefa y ayer cumplió 21 años, y el jefe del departamento de Neurocirugía del hospital de la Universidad de Arizona, Peter Rhee.
El discurso de Obama está centrado en la necesidad de invertir en innovación, infraestructura y educación, así como en la importancia de reducir un déficit fiscal que ronda el billón de dólares e implantar una reforma de las agencias del Gobierno federal.
Para el jefe del Consejo de Asesores Económicos de Obama, Austan Goolsbee, la propuesta republicana de reducir el presupuesto al nivel de 2008 provocaría que el Gobierno federal deje de invertir en áreas como infraestructura e innovación, las que considera fundamentales para darle un impulso a la economía.
En términos económicos, Obama afirmó que en estos momentos la tarea de todos es “crear nuevos empleos e industrias, es cómo mantener el liderato que ha hecho a Estados Unidos no sólo un lugar en el mapa, sino una luz para el mundo”.
Para el presidente Obama, dos años después de haber terminado “la peor recesión que muchos de nosotros haya conocido, el mercado de valores ha regresado con fuerza, las ganancias de las corporaciones aumentan y la economía crece otra vez”.
Comparó el reto a que se enfrenta Estados Unidos con el que tuvo este país después del lanzamiento del satélite soviético Sputnik. “Hace medio siglo, cuando los soviéticos nos ganaron en ir primeros al espacio no teníamos idea de cómo llegar primero que ellos a la Luna. La ciencia no estaba lista en ese momento. La NASA ni siquiera existía”, dijo.
Pero, sostuvo que después de poner en marcha un importante inversión en investigación y educación, “no sólo superamos a los soviéticos, sino que lanzamos una ola de innovación que creó nuevas industrias y millones de nuevos puestos de trabajo”.
Al Congreso, dijo, le enviará una nueva iniciativa destinada a la inversión en proyectos de infraestructura, sobre todo por medio de la reautorización de la ley que asigna los fondos para carreteras y autopistas.
En términos de la educación, le sugirió al Congreso hacer permanente el crédito federal de $1,000 por estudiante universitario y formar 100,000 nuevos maestros en ciencias y matemáticas.
También hizo un nuevo llamamiento a favor de una reforma abarcadora en las leyes de inmigración. “Acordemos hacer el esfuerzo”, dijo Obama.
En términos de Latinoamérica, Obama anunció que a finales de marzo viajará a Brasil, Chile y El Salvador, y reafirmó su respaldo a la aprobación de los tratados de libre comercio con Colombia y Panamá.
En innovación tecnológica, Obama pidió darle las herramientas a la empresa privada para lograr que en cinco años la red de conexión inalámbrica a internet se extienda al 98% de la población estadounidense.
Horas antes del mensaje sobre la situación del país, los republicanos advirtieron que la resolución adoptada en el pleno de la Cámara baja refleja su intención de hacer la reducción del déficit fiscal y el achicamiento del Gobierno su meta principal de esta sesión legislativa.
Los recortes sugeridos por los republicanos permitirían reducir el presupuesto en cerca de $84,000 millones anuales.
“Hace unos años reducir el gasto era importante, ahora es imperativo”, dijo Paul Ryan, presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara baja, quien respondió al mensaje de Obama.

La economía, la educación
y la innovación fueron
temas centrales

WASHINGTON. – Al acentuar que sin acuerdos bipartidistas “nos estancaremos”, el presidente Barack Obama propuso anoche extender la congelación de las asignaciones presupuestarias discrecionales, quitarle subsidios a las petroleras e invertir con fuerza en proyectos de innovación tecnológica.
Obama hizo sus propuestas en su mensaje sobre la situación de Estados Unidos, el cual estuvo marcado por la nueva realidad política a que se enfrenta: un Congreso dividido, pues la Cámara baja ahora es controlada por los republicanos, aunque el Senado sigue ligeramente en manos demócratas.
En 2010, Obama había propuesto detener durante tres años el crecimiento de las asignaciones discrecionales no vinculadas a la seguridad nacional estadounidense, las que no dependen de una fórmula por ley y que representan cerca de un 12% de un presupuesto que supera los $2.3 billones.
Anoche, Obama sugirió congelarlas otros dos años – para un total de cinco -, con la esperanza de ahorrar $400,000 millones de cara a 2021. La reducción de gastos incluiría unos $78,000 millones en el presupuesto militar.
Pero, la congelación de fondos excluirá otras asignaciones relacionadas con seguridad nacional o “derechos adquiridos”, como Medicare, Medicaid y el Seguro Social.
Horas antes, la Cámara baja aprobó (256-165) una resolución no vinculante que aspira a mucho más que el plan divulgado por Obama, pues expresa su intención de reducir el presupuesto federal hasta en un 20%, al nivel de 2008.
Al promover estudiar recomendaciones de una comisión independiente que no pudo obligar al Congreso a poner en marcha cambios dirigidos a reducir el déficit fiscal, Obama abrió la puerta a examinar cómo suavizar el impacto de los costos de los programas Medicare y Medicaid.
Con respecto al Seguro Social, Obama abogó por una solución bipartidista “sin poner en peligro a los jubilados actuales, los más vulnerables o las personas con discapacidades; sin recortar los beneficios de generaciones futuras; y sin someter ingresos garantizados para la jubilación de los estadounidenses a los caprichos de la bolsa”.

Un llamado al bipartidismo

Obama exhortó a los legisladores a tomar nota de que en las elecciones de noviembre pasado los estadounidenses decidieron tener en los próximos dos años “un gobierno compartido”.
“Avanzaremos juntos o nos estancaremos”, subrayó Obama.
Trató, sin embargo, asuntos que provocaron algunas caras largas entre los republicanos, como la intención de quitarles subsidios a las petroleras para financiar de cara a 2035 que el 80% de la electricidad en Estados Unidos provenga de fuentes de energía limpia y hacer un nuevo esfuerzo por aprobar una reforma abarcadora en las leyes de inmigración.
Pero, trató de extender una rama de olivo en el tema de la controvertida reforma federal de salud.
Hizo claro que no se deben revivir las batallas de los últimos dos años, pero dijo que escuchará “maneras de perfeccionar esta ley”.
“Podemos comenzar ahora mismo por corregir una falla en esta ley que ha impuesto una carga innecesaria de contabilidad en las pequeñas empresas”, añadió.

Recuerda a Giffords

Anoche, la sesión conjunta del Congreso tuvo también como telón de fondo la masacre de Tucson, ocurrida el pasado 8 de enero y en la que murieron seis personas y 13 resultaron heridos, incluida la congresista demócrata Gabrielle Giffords (Arizona), quien se recupera de un disparo que le atravesó el cráneo.
Para Obama, la tragedia de Tucson representó “una pausa” en la animosidad reciente del debate político pues le recordó a los estadounidenses que son parte de una misma familia. Uno de los invitados especiales al mensaje fue el becario de origen mexicano Daniel Hernández, quien ayudó a salvar a su jefa Giffords.
En homenaje a Giffords, los congresistas se sentaron en el hemiciclo junto a colegas de otro partido, en vez de dividirse en los dos grupos políticos de demócratas y republicanos.
Obama obvió, sin embargo, el debate sobre si deben ahora impulsarse nuevas restricciones en el acceso a las armas de fuego.
Obama se centró en la necesidad de invertir en innovación, infaestructura y educación, así como de reducir el déficit fiscal e implantar una reforma de las agencias del Gobierno federal.
En términos económicos, Obama afirmó que en estos momentos la tarea de todos es “crear nuevos empleos e industrias”. En ese sentido, abogó por una reforma en las leyes contributivas.
Para Obama, dos años después de haber terminado “la peor recesión que que muchos de nosotros haya conocido, el mercado de valores ha regresado con fuerza, las ganancias de las corporaciones aumentan y la economía crece otra vez”.

El reto es la innovación

Al hacer referencia a inventos como Google y Facebook, Obama afirmó que “en Estados Unidos, la innovación no simplemente nos cambia la vida, es con ella que nos ganamos la vida”.
Al Congreso, dijo, le enviará una nueva iniciativa destinada a la inversión en proyectos de infraestructura, sobre todo por medio de la reautorización de la ley que asigna los fondos para carreteras y autopistas, y nuevas iniciativas a favor de tecnología que produzca “energía limpia”.
En términos de la educación, le sugirió al Congreso hacer permanente el crédito tributario federal de $1,000 por estudiante universitario y formar 100,000 nuevos maestros en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Viajará a Latinoamérica

En términos de Latinoamérica, Obama anunció que a finales de marzo viajará a Brasil, Chile y El Salvador, y reafirmó su respaldo a la aprobación de los tratados de libre comercio con Colombia y Panamá.
Primero, sin embargo, exhortó al Congreso a ratificar lo antes posible el tratado de libre comercio con Corea del Sur.
En innovación tecnológica, Obama pidió darle las herramientas a la empresa privada para lograr que en cinco años la red de conexión inalámbrica a internet se extienda al 98% de la población estadounidense.
Tras la aprobación de la ley que permite al Pentágono eliminar este año la política pública de “no preguntes no digas” sobre los militares homosexuales y lesbianas, Obama exhortó a las universidades a dejar atrás las limitaciones de acceso a los reclutadores militares y el ROTC.

http://hipicosas.blogspot.com/

Buscar este blog

PELANDO EL PLATANO

Páginas vistas en total

CLAVE digital :: Principales