miércoles, 16 de marzo de 2011

El hombre sabe de la precariedad de su existir, aunque la vejez no llega en un día, pues se envejece cada día...Doctor Ricardo Peter.

Japón: Autor del Blogger/Tomás E. Montás
El mar cobra a Japón
lo que ellos le hacen

(Un artículo de Guillermo Dezcalzi, titulado "EL SISMO DE SENDAI" en el Nuevo Herald, describe la situación sufrida por el Japón de una manera descarnada, crítica y compasiva. Entre las críticas llama la atención en el sentido de que el mar le cobra a los japoneses la depredación que hacen ellos de la fauna marina sobre todo de los delfines y las ballenas., significando que la postguerra mató la rmonía del pueblo japonés con la naturaleza).
Japón, la tercera Economia del Mundo, está atravesando por su peor momento despues de las Bombas Atómicas arrojadas en su territorio por los EEUU, Nacion grande y muy trabajadora, que en vez de seguir su Desarrollo en la Electronica y los Autos entre otros,ha desarrollado una Caza Asesina e Indiscriminada contra Las Ballenas y Los Delfines,Criaturas Marinas Preciosas y Dociles que adornan el Mar con su Presencia y no dañan a nadie.
El Imperio del Sol Naciente,debe resurgir como el Ave Fénix y Reconocer Las Atrocidades que su Gobierno ha cometido contra las Criaturas del Mar y Que Nunca Más se repita ese Crimen.
A tí que idealizas a Japón y lo tienes como un Pais de ensueño, lee esto y empápate de la realidad.

MITO 1: "EL JAPONES ES HONESTO,
TRABAJADOR Y DISCIPLINADO"

Más bien honestidad, trabajo y disciplina forzadas. En la compañía es obligado a ser casi un robot y a trabajar horas extras sin paga, pero cuando tiene la oportunidad es igual de holgazán y vicioso que cualquier europeo o americano. Fuera de las oficinas o talleres, la vida del asalariado japonés de a pie se apoya en tres pilares: fumar, beber y apostar.
La "armonía de trabajo" es una máscara de una intensa competencia de quién le lametea más las suelas al superior.
El empresario japonés es tan oportunista que hasta la avanzada tecnología electrónica japonesa fue desarrollada a partir del robo de patentes americanas.
Y mejor no hablemos de la política, donde hay tanta corrupción como el el resto del mundo, sólo que aquí está casi oficializada en el sistema.

MITO 2: "LA SOCIEDAD JAPONESA
NO ES MEJOR NI PEOR, SOLO ES DIFERENTE"

La sociedad nipona de "calla y acepta", borrega e hipócrita como pocas, conserva por debajo de la mesa el sistema de castas (incluyendo una de "desterrados" sin nombre), delimitadas y cerradas por una enorme presión conformista y de "establishment", que prácticamente prohibe llevar a cabo proyectos independientes o siquiera pensar fuera de grupo, obligando al mismo tiempo a ser perfectos o ser nadie.
Esa presión hace que los suicidios en las vías de metro sean parte de la cotidianidad japonesa, y causa el surgimiento de "hikikomoris", seres aislados de la sociedad y muchas veces ensañados hacia ella, lo que a unos cuantos les hace explotar un mal día y protagonizar crímenes espeluznantes.
¿En qué otro país sucede esto a tal grado? Se ha formado un enorme código no escrito de costumbres autómatas, cada una más absurda que la otra e informalmente obligatorias, en la obsesión por evitar el conflicto y estar de acuerdo con "lo que piensan todos".
La normalización del pensamiento social provoca que el japonés adulto se reserve un "desván mental" secreto atestado de frustraciones y resentimientos; por eso consumen tanto alcohol.
A quien se ve incapaz de disimular esa sinceridad, todos se le arrojan encima por "traidor" y por no hacer las cosas "a la japonesa". De ahí que el cotilleo sea toda una institución.

MITO 3: "JAPON ES LA NACION
MAS SEGURA DEL MUNDO"

Las cifras aparentan confirmarlo, pero en todas las consideraciones se obvia lo más importante: sólo se contabilizan los crímenes reportados.
El exceso de actitud pasiva y conformista de las familias japonesas (y de los ciudadanos estándar) les lleva a mantenerse en silencio tras ser víctimas de asaltos, en nombre del "wa" (un concepto de armonía comunitaria que en realidad es un código de autolimitación para que todos se mantengan en el pensamiento único emocional y social).
La realidad es ésta: La recesión económica ha incrementado la tasas de robos. Los diarios reportan horrendos crímenes de lunáticos (la mayoría contra niños). En todos los lugares concurridos hay carteles que recomiendan resguardar bien los bolsos.
Las noches de las ciudades más pobladas se contaminan con el ruido de las tribus de "bosozoku" (pandillas de motoristas ilegales temidos hasta por la Policía, por estar ligados a la Yakuza).
En los resultados de sondeos se reduce constantemente el porcentaje de japoneses que confían en la seguridad de su entorno. No os dejéis engañar por propagandas turísticas, Japón es un país con la misma frecuencia criminal que cualquier otro.

MITO 4: "JAPON SE HA
ABIERTO A OCCIDENTE"

Nada más falso. Debido al pensamiento grupal, los japoneses se autotratan en plan "Japón y el resto", siguen siendo cerrados, ultranacionalistas, temerosos de que los malvados "gaijin" invadan la cultura más pura del universo, pero esconden muy bien sus inseguridades tras una sonrisa hipócrita, en eso son expertos hasta entre ellos mismos. El trato personal al extranjero es bien disimulado, excesivamente teñido de falsa cortesía y humildad ensayada.
Mientras tanto, prácticamente NADIE sabe lo mínimo de inglés, todavía hay tiendas "Japanese only" (apartheid contemporáneo), se vigila a los visitantes extranjeros por "temor al crimen", y todo producto de importación se trata casi como material radiactivo y es objeto de un porrón de pruebas antes de permitírsele su entrada al mercado, si es que entra y si algún japonés aún no les ha mangado la patente.
El lenguaje de negocios nipón hacia Occidente es el de la infiltración en la competencia, el fraude de aduanas, el dumping, el monopolio y el tráfico de influencias. Si un japonés te habla de la bomba atómica te sale con paz y grullas de origami poniéndose de eterna víctima, anda y háblale tú sobre la Masacre de Nanking o del ataque de Pearl Harbor y si no se enfada no sabrá qué decirte, le han vetado lo real para enseñarle lo ideal: "somos perfectos".

MITO 5: "LOS JAPONESES
RESPETAN LA NATURALEZA"


Las cháchara de postales turísticas. En Japón no hay cada diez pasos un templo rodeado de jardines y árboles de sakura. Los verdes prados son atravesados por autopistas y líneas ferroviarias.
El reciclaje se institucionalizó sólo porque vieron que era rentable. Y no sólo se tapan las orejas ante las denuncias de la comunidad internacional sobre la caza de ballenas y delfines, para colmo las autoridades de pesca son extremadamente permisivas y cómplices con los barcos balleneros que sobrepasan las cuotas de captura (casi todos).
No les importa extinguir especies en su zona, si eso les reporta dividendos. La posguerra mató la armonía del pueblo japonés con la naturaleza.


MITO 6: "LOS PERVERTIDOS
EN JAPON SOLO SON COSA
DE MANGA Y ANIME"

¿Cuál es el país con más pedófilos por kilómetro cuadrado? No, no es Tailandia, ni los Países Bajos, ni el Vaticano. Japón es el paraíso de la pedofilia, una nación que tolera o se desentiende ante la hipersexualización de los niños, sí, esos mismos que salen en los documentales dibujando plantitas y contando con ábacos. Es inimaginable la cantidad de menores víctimas de ultraje que no salen a la luz pública por mantener el "wa".
En Japón el sentimiento de dependencia hace que los adultos conserven actitudes sociales normalmente relacionadas con la adolescencia y niñez, facilitando la formación de sujetos con infradesarrollo en sus gustos sexuales.
La voracidad comercial ha hecho que esos desviados no sean vistos como una plaga, sino como un mercado; a ellos se les dirige una cuantiosa parte de la producción de manga, eufemizada bajo términos como "kawaii" y "loli", e incluso libros de fotos llenos de niñas de 6 a 9 años modelando bikinis.
Si resulta muy traumatizante, la gente "normal" puede optar por mangas con situaciones tales como niñas de tercer grado ofreciéndoles felaciones a sus maestros o pidiéndoles que les eyaculen adentro (100% verídico).
Por no hablar, en la realidad, de tantos "honorables" señores oficinistas apostados cerca de la salida de los institutos al final de la jornada, buscando chicas menores de edad que hagan "enjo-kosai" (una forma de prostitución), o de las propias colegialas que venden sus bragas usadas a los mismos señores.
Estamos hablando de un país donde se venden muñecas "Real Doll" con tamaño y facciones de preadolescente.

MITO 7: "JAPON TIENE EL PAISAJE
NATURAL Y URBANO
MAS BELLO DEL MUNDO"

Todos los países maquillan sus postales, pero ninguno como Japón. En la promoción ves una tierra de ensueño y panoramas escénicos; al llegar te decepcionas.
Templos rodeados de "love hotels" y pachinkos, jardines de aspecto armónico con autopistas de 4 carriles al lado, líneas de tendido eléctrico interponiéndose en las fotos, manantiales y edificios históricos descuidados que en los catálogos se ven majestuosos, parques llenos de mendigos y borrachos... el concepto de meca de los otakus revienta en mil trocitos.
Las ciudades son el mismo arreglo estéril de edificios y calles que hay en todo país desarrollado, además el tráfico urbano es un parking en movimiento.

MITO 8: "LA MUJER JAPONESA
ES EJEMPLO DE BELLEZA Y GRACIA"

A esos otakus que creen por el anime que todas las japonesas son ninfas de cara virginal con voz de niña y grandes tetas, que sigan soñando, en Japón es más común la mujer delgada, plana y con la dentadura en mal estado. También deben ir olvidando a la "chica anime independiente y emprendedora", la sociedad japonesa es más sexista que la europea, mucho más.
El japonés "trabajador, honesto y disciplinado" del tema de apertura de este artículo, ve a las mujeres como instrumentos de trabajo casero y reproductivo, que siempre deben asentir, vestir atractivamente y lucir "kawaii".
El ideal de "Yamato nadeshiko" (la mujer sumisa, tímida y servicial con kimono) aún pega fuerte; las "idols" son simples mujeres-florero. Sólo se denuncia un pequeño porcentaje de los crímenes de acoso sexual de superiores a subordinadas, sin embargo una actriz japonesa interpreta una escena más o menos subida de tono con un actor americano y le cierran todas las puertas profesionales.
La televisión japonesa ha llegado al extremo de pasar "bromas" de cámara indiscreta con un individuo sorprendiendo a mujeres por la calle y eyaculándoles en la cara, sin ellas poder hacer nada más que limpiarse, aceptar y proseguir con su rutina.
JAPON se creyó invencible con sus viviendas antisismicas de alta tecnologia pero la naturaleza ataco por la retaguardia con maremotos tsunami
y la crísis nuclear.

Buscar este blog

PELANDO EL PLATANO

Páginas vistas en total

CLAVE digital :: Principales